Acompañamos,
impulsamos, fortalecemos.

FUNDACIÓN ADEY

Somos una institución financiadora sin ánimo de lucro que nace del deseo de D. Fernando de Ybarra López-Dóriga y D.ª Carmen Careaga Salazar de dedicar su patrimonio al desarrollo de toda clase de actividades sociales, culturales y de investigación en salud para conseguir el desarrollo, el progreso y la mejora de la calidad de vida de personas vulnerables en España, y en países en desarrollo.

Hoy, y siguiendo el deseo de sus padres, Carmen Ybarra Careaga, presidenta del Patronato, impulsa y hace crecer esta institución.

Acción Social y Cooperación al Desarrollo

Proporcionamos financiación a largo plazo a organizaciones pequeñas y medianas en España, Centro América, África Oriental y Asia que tengan como objetivo la mejora de la calidad de vida de las personas más vulnerables en materia de educación, salud e inclusión laboral y financiera.

Investigación en Salud

Fomentamos la investigación científica, el desarrollo y la innovación como principal solución para abordar los retos sociosanitarios actuales. Concretamente, apoyamos la investigación traslacional en cáncer, Alzheimer y enfermedades raras.

Cultura

Contribuimos a promover, difundir y conservar nuestro Patrimonio Cultural y nuestra Historia, colaborando con instituciones, museos y universidades, con la firme creencia en el poder transformador y de cohesión social que puede ejercer si se le reconoce e impulsa adecuadamente.

ADEY EN CIFRAS

6

Años de actividad

+85

Organizaciones aliadas

+170

Proyectos apoyados

+10.000.000€

de aportaciones económicas

+100.000

Beneficiarios directos

{

El objetivo es conseguir el máximo nivel de transparencia, eficacia de la ayuda y medición efectiva de los cambios atribuibles a los proyectos apoyados desde la Fundación ADEY.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Arqueología gastronómica: tras los pasos del “garum”

Arqueología gastronómica: tras los pasos del “garum”

© Universidad de Cádiz La cocina romana, especialmente en lo que respecta a la opulencia de los banquetes de las clases altas (que podían prolongarse entre seis y ocho horas, durante las cuales los comensales se reclinaban en los célebres “triclinios”), se...